POLICÍA CASI CANCELA PRESENTACIÓN DE EXTREME

La policía de Webster estuvo muy cerca de cerrar un concierto la semana pasada encabezado por la banda de rock Extreme.


Los oficiales tomaron medidas para detener el espectáculo a la mitad del set de la banda después de que el guitarrista supuestamente trató de "incitar" a la multitud como respuesta a que el sonido del lugar se había reducido temporalmente, según un informe policial obtenido por Worcester Telegram & Gazette.


El hecho ocurrió el pasado viernes. Antes del espectáculo, un teniente de la policía estatal retirado que manejaba la seguridad en Indian Ranch en Webster le dijo a un sargento de la policía local que el sonido de la banda era de hasta 110 dB durante la prueba de sonido. Cuando se le pidió que bajara el volumen, el ingeniero de sonido de Extreme supuestamente le dijo a la policía que el volumen “no baja más”, informó Telegram & Gazette.


Después de contactar al fabricante del equipo, la policía se enteró de que esto no era cierto. La policía confrontó al ingeniero de sonido “sobre su mentira”, y el volumen se bajó a un nivel aceptable, según The Boston Globe.


Pero el problema volvió a surgir más tarde durante el concierto. La policía recibió múltiples quejas por ruido después de que comenzó el concierto, incluida una desde una “distancia significativa al otro lado del lago”, informó el Globe. Entonces, la policía fue a hablar nuevamente con el ingeniero de sonido. Una vez más, el ingeniero les dijo a los oficiales que el volumen no bajaría más.


“Basado en su anterior falsedad en el asunto, utilicé algunas blasfemias para lograr el cumplimiento y él apagó los amplificadores. Durante esta interacción, el ingeniero de sonido estaba extremadamente animado, frustrado e irrespetuoso, en un momento me agarró la muñeca con frustración... Una vez que "apagó" el volumen, el volumen estaba en un rango aceptable que parecía consistente con los conciertos anteriores que he trabajado”, escribió el sargento Robert Larochelle en su informe.


Según los informes, la banda tocó dos canciones sin darse cuenta de que el sonido de la casa se había apagado. Cuando se dio cuenta, el guitarrista Nuno Bettencourt dio una diatriba de cinco minutos llena de improperios sobre el tema, según Telegram & Gazette.


“En 30 y tantos años de mi (improperio) vida, nadie nos ha apagado (el sonido) de la casa. Ni en Europa, ni en Boston, nunca”, dijo Bettencourt, según el periódico.


La policía decidió terminar el concierto antes de tiempo, como resultado de la diatriba de Bettencourt. Larochelle solicitó que los oficiales que trabajan en el turno respondieran a Indian Ranch para prepararse para un "gran disturbio". Llegó la policía de Webster, al igual que una unidad K-9 de la policía estatal. La policía de las cercanías de Dudley, Douglas y Oxford fue puesta en alerta, según Telegram & Gazette. Los funcionarios también hicieron un plan táctico para distribuir sus recursos en Indian Ranch.


Pero la policía se dio cuenta de que los asistentes al concierto potencialmente hostiles los superaban en número y que el set estaba llegando a su fin. La decisión de obligar a Extreme a salir temprano del escenario fue revertida y los oficiales dejaron que la banda tocara hasta las 10 p.m. A las 10:30 se despejó el lugar.



25 visualizaciones0 comentarios